sábado, 15 de octubre de 2016

La tele necesita a Luis Larrodera

Luis Larrodera presentando 'Saber y ganar'
La televisión es magia y la única forma de que el truco salga bien y asombre al espectador es que el mago lo lleve a cabo de forma magistral. Todo el esfuerzo de un equipo se puede arruinar con un mal maestro de ceremonias. En un tiempo en el que los bustos parlantes sin fondo se han convertido en tendencia, toca reivindicar a esa estirpe de presentadores con un olfato especial para la televisión. Y no hay figura que represente mejor esa escuela que Luis Larrodera.

El maño es uno de esos profesionales capaces de lograr que cada programa sea un show irrepetible, alguien con el talento innato para comunicar y entretener. Desde que debutó a nivel nacional con 'Un, dos, tres...', Larrodera ganado tablas, se ha destapado como una persona que suma (sea cuál sea el rol que le toque) y ha demostrado que la sencillez y la simpatía siguen teniendo cabida en la televisión actual. Uno de los mejores ejemplos de su buen hacer de se ha venido repitiendo durante los últimos años. El FesTVal, consciente de su buen hacer, le ha encargado de forma sistemática la gala clausura del certamen. Su papel como maestro de ceremonias ha sido alabada en cada una de las ocasiones, demostrando su gran habilidad para el entretenimiento.

No en vano, La 2 confió en él para ponerse al frente de su programa más emblemático, 'Saber y ganar' durante la baja de Jordi Hurtado. No quiso imitar al mítico comunicador, algo totalmente descabellado, sino que le imprimió su estilo al concurso sin perder la esencia que había hecho al programa ser lo que es. No defraudó y esa es una de sus mejores cartas de presentación: cumple con su cometido, sea cuál sea. Ha ejercido como concursante, presentador o voz en off pero siempre ha cumplido con su papel: divertir, entretener y aportar.

Porque Luis Larrodera representa un estilo de hacer televisión que reivindica el humor sobre toda las cosas. Nunca se ha tomado muy en serio y eso es lo que le ha hecho grande, saber donde está su sitio en cada momento y no querer acaparar foco de manera constante. Porque, cuando aparece en pantalla, se cuela en tu casa y se convierte en uno más. La televisión necesita presentadores todoterreno, sin miedo a reinventarse. La televisión necesita entretenimiento de calidad, personas que tengan ganas de jugar siempre y no se limiten a leer un cue. La televisión necesita a Luis Larrodera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario